Una ciudad holandesa ha convertido cientos de paradas de autobús en centros de polinización al colocarles techos verdes.

Utretch es una ciudad en el centro de Holanda que tiene más de un millón de habitantes. Cuenta con 316 paradas de autobús que tienen una particularidad que las diferencia de las que existen en otras ciudades del mundo.

Recientemente, todos los techos de las paradas de autobús fueron transformados en techos verdes, principalmente con suculentas. Así, ayudan a filtrar el polvo fino, almacenan agua de lluvia y proporcionan refrigeración en el verano.

Pero eso no es todo: los techos de las paradas se han convertido en focos de polinización para las abejas.

¿Por qué esto es tan importante? La polinización es fundamental para la cadena alimenticia, incluso para la de los seres humanos. Sin embargo, por la pérdida de hábitat, la contaminación y el cambio climático, la supervivencia de los insectos están gravemente amenazada.

Además de tener techos verdes, las paradas han sido equipadas con luces LED de bajo consumo y bancos de bambú. Los trabajadores que se ocupan de su mantenimiento conducen vehículos eléctricos.

Esta es solo una de las medidas que la gestión de Utrecht ha tomado para mejorar la calidad del aire en la ciudad. En general, se ha caracterizado por ser una ciudad amigable con el medio ambiente, y la implementación de estos techos es un paso más hacia sus metas de sostenibilidad.

Las autoridades planean introducir 55 autobuses eléctricos para el final de este año, los cuales recargan su batería con la energía generada por los molinos holandeses. A largo plazo, la ciudad planea establecer un trasporte público completamente limpio para el 2028.

Fuente: The Independent

Categorías: ArtículosBlog

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *